EN LA DEFENSA D'UNA SANITAT PÚBLICA SOCIALMENT EFICIENT

dimarts, 3 de gener de 2012

Jorge Calero Catedràtic d'economia aplicada "el copago sanitario constituye una suerte de “impuesto a la enfermedad” en el que la progresividad –al menos formal– queda descartada"


.. representantes del Colegio de Médicos de Barcelona afirmaron que el copago permitirá obtener más recursos procedentes de la aportación de “todos los ciudadanos”. .. el presidente de la Diputación de Barcelona, Salvador Esteve, reflexionó acerca de cómo, durante mucho tiempo, los ciudadanos nos habíamos acostumbrado a acceder gratuitamente a demasiadas cosas. ... Difícilmente la retórica sobre el copago puede ocultar que en ellas prima, sobre todo, un doble afán recaudatorio y “disciplinario”
http://blogs.publico.es/delconsejoeditorial/2024/la-retorica-del-%E2%80%98copago%E2%80%99/

3 comentaris:

Publicacions ACDSP ha dit...

comentari molt adient extret del bloc de Dempeus:
No lo quieren llamar copago, dicen que tan sólo es una tasa por receta, pero el hábito no hace al monje y le llamen como le llamen mona se queda. En Dempeus hemos sido desde nuestros inicios muy sensibles a la idea del copago, incluso lo hemos rebautizado como repago, porque la sanidad pública no es en absoluto gratuita, la pagamos con nuestros impuestos y no pueden volver a exigirnos un pago por algo que ya hemos pagado. La tarea del gobierno es distribuir los dineros de nuestros impuestos para atender en primer lugar a las necesidades más importes y nadie niega que éstas son la sanidad, la educación y los servicios sociales. Que no digan que no llega el dinero para pagar la sanidad, porque tienen de donde recortar antes, por poner un ejemplo del Medio millón de euros al día para la Iglesia Católica.

acdsp ha dit...

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública ante la intención, incorporada en el proyecto de presupuesto de Cataluña, de hacer pagar 1 € por receta a los usuarios del Sistema Nacional de Salud en esa Comunidad Autónoma, tiene que señalar:
 
1)     Hay que resaltar que esta medida es injusta e insolidaria y pone trabas al acceso a la prestación farmacéutica, teniendo especial repercusión sobre las personas mas enfermas (que precisan mas medicamentos) y las que tienen menos recursos económicos.
2)     Los copagos, tickets moderadores o tasas, han demostrado en la experiencia internacional que no tienen capacidad de discriminar entre la demanda inadecuada y la que no lo es (conviene recordar que lo que se grava es una prescripción decidida por un médico del sistema sanitario público en la que los ciudadanos no han tomado ninguna decisión) y que son perjudiciales para la salud.
3)     Además se trata de una medida ilegal, ya que Cataluña carece de competencias sobre la política de los medicamentos y que la aportación de los usuarios no puede ser decidida por esa comunidad autónoma (Ley  General de Sanidad 1986, Ley de de Cohesión de 2003,RD sobre cartera de servicios basicos del SNS 2006). Si así se hiciera es el gobierno central el que tiene la obligación de paralizar la medida mediante el correspondiente recurso.
4)     De todas formas hay que ser conscientes de que se trata de una medida pendiente de aprobación en el parlamento catalán y precisa para ello del apoyo de otros grupos políticos. Esperemos que en el tramite parlamentario quede rechazada esta propuesta, tanto por el fondo (es ineficaz, injusta e ineficiente) como por la forma ( se invaden competencias del Estado).
 
 
Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública
21 de diciembre de 2011

Anònim ha dit...

Llegeixo al blog de Dempeus el següent comentari que copio:
No lo quieren llamar copago, dicen que tan sólo es una tasa por receta, pero el hábito no hace al monje y le llamen como le llamen mona se queda. En Dempeus hemos sido desde nuestros inicios muy sensibles a la idea del copago, incluso lo hemos rebautizado como repago, porque la sanidad pública no es en absoluto gratuita, la pagamos con nuestros impuestos y no pueden volver a exigirnos un pago por algo que ya hemos pagado. La tarea del gobierno es distribuir los dineros de nuestros impuestos para atender en primer lugar a las necesidades más importes y nadie niega que éstas son la sanidad, la educación y los servicios sociales. Que no digan que no llega el dinero para pagar la sanidad, porque tienen de donde recortar antes, por poner un ejemplo del Medio millón de euros al día para la Iglesia Católica